#México🇲🇽 se queda sin #gasolina 40 días después de la llegada de AMLO a la Presidencia

México es, junto con Venezuela, el país latino con mayores reservas de petróleo. Es más, durante 2017, el principal proveedor de crudo a España fue México, un país que se encuentra sumergido en una crisis de suministro que dura ya varios días. En seis estados del país las gasolineras se han quedado sin diésel y sin gasolina en los surtidores, y en las que tienen se pueden ver filas de hasta dos kilómetros para poder repostar los automóviles.

La respuesta a esta crisis de suministro, que ha dejado a miles de mexicanos sin poder usar el vehículo en un país donde el transporte público está muy alejado de las infraestructuras europeas, la tiene la nueva medida de Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

En México existe una gigantesca red de distribución de petróleo por medio de oleoductos que transporta el petróleo hasta las refinerías de Pemex. El problema es que la red cuenta con poca seguridad y existen bandas totalmente organizadas que se dedican al robo de petróleo, una práctica conocida como “huachicol“. Los asaltantes hacen agujeros en las tuberías, llena camiones cisterna y se marchan provocando grandes perdidas de dinero a Pemex –empresa de titularidad pública– por valor de 3.000 millones de dólares anuales.

El “huachicoleo” se practica en México desde hace varios años, es decir no es un problema reciente. Sin embargo, AMLO prometió acabar con estos robos cortando el suministro y transportando el crudo a través de camiones cisterna, una medida que ha provocado el desabastecimiento en varios estados como México, Michoacán, Guanajuato, Aguascalientes, Jalisco, Querétaro y Tamaulipas. Como es lógico, no se transporta la misma cantidad y a la misma velocidad en un oleoducto que en camiones cisterna.

“Desde que iniciamos el plan se han robado 8.540 pipas (camiones cisterna) menos. Si se colocaran las pipas una tras otra son como 80 kilómetros de pipas las que ya no se han robado”, aseguró López Obrador para justificar una medida que ha paralizado al país.

Un problema de difícil solución

El robo de combustible en México no es tan sencillo de solucionar como parece. Las bandas de “huachicoleros” son totalmente profesionales, si no tendrían difícil robar petróleo por valor de 3.000 millones de dólares de forma anual. Por tanto, es probable que, en lugar de asaltar los 13 oleoductos del país, directamente asalten los camiones cisterna que transportan el crudo. Es más, estas bandas delictivas venden el crudo a gasolineras del país de manera irregular a un precio menor. Por todo ello, López Obrador ha iniciado un proceso de investigación que tiene como objetivo erradicar este problema. “Se permitió a través de los años un sistema de robo de combustible con distribución y venta a particulares”, aseguró el nuevo presidente.

Adicionalmente, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) ha desplegado a 4.000 efectivos para vigilar los oleoductos. En el mismo sentido, se han asignado a 900 soldados y marines para acompañar a los camiones cisterna y evitar que sean secuestrados.

Fuente: LibreMercado.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s